Diego Calderón Franco

Colombia / Colombia Birding

Diego Calderón-Franco es biólogo de la Universidad de Antioquia y ha estado pajariando por casi 20 años por todo Colombia. Después de estudiar sistemas sociales de cortejo en pípridos y la historia natural de aves migratorias en el Neotrópico, así como las relaciones entre Galliformes y Anseriformes durante su vida académica.

Hoy su biología es mucho más sencilla y romántica: enfocada en la historia natural de las aves, en entender la geografía Colombiana a través de ellas, y saber más sobre sus comportamientos, rangos de distribución, anidación, entre otros.

Hace ya un poco más de 10 años, Diego fundó COLOMBIA Birding, la primera empresa criolla de observación de aves, con la cual guía y ofrece viajes a todos los rincones del país. Además, Diego guía para otras empresas en Honduras, Panamá, Guatemala, Guyana, Venezuela, Brasil, entre otros destinos. En el campo, Diego hace fotografía con una técnica llamada digiscoping, con la cual no sólo captura aves sino orquídeas in situ, y ha estado activamente explorando sitios recónditos como la Serranía de Pirre en el Darién, las tierras bajas y altas de Putumayo, las montañas de la Serranía de Perijá, y los bosques de arenas blancas guyaneses en Mitú donde ha encontrado varias especies nuevas para el país. Recientemente, Diego ha sido uno de los estrategas organizadores detrás del Global Big Day en Colombia, además de participar en THE BIRDERS, un hermoso documental sobre las aves de Colombia.

www.colombiabirding.com

Conferencia:

Pajariando con FARC

Charla desde el alma y desde mi corazón; inspirada en la biología y la exploración de campo en Colombia. Esta charla nace de mi curiosidad, de un sentimiento de urgencia por tratar de aportar un poquito más al país, a la nueva Colombia, a la tan esquiva paz, y es dirigida por la cronología de mi vida en el monte. Empieza brevemente con mi juventud en Urabá, una de las regiones más fuertemente golpeadas por la violencia en los 80s y en los 90s, pasando después por las peripecias de la vida universitaria que incluyeron tener que explicar nuestras labores a todos los grupos armados en muchas ocasiones y un secuestro de tres meses en el año 2004; más recientemente continua con la época donde estuve navegando los intríngulis de seguridad por todo Colombia para decidir donde si y donde no se podía ir con clientes en tures de observación de aves, hasta hace poco tener -gracias al acuerdo de paz- una de las oportunidades más hermosas, ilustradoras y enriquecedoras de mi vida: participar de una expedición científica junto con estudiantes, investigadores, pobladores locales, y ex-guerrilleros de FARC en los bosques del norte de la Cordillera Central en Anorí no sólo buscando aves raras e interesantes, sino “dándonos todos la pela”, apostándole a un nuevo país, a danos todos una oportunidad trabajando hombro a hombro con quienes hace no mucho en el pasado, hubiera sido imposible el sólo pensarlo. Como esta charla afortunadamente muta, madura y se nutre, más recientemente incluye otros eventos hermosos que he tenido la fortuna de vivir como el haber ido a visitar, a conocer y re-conocer, a tomar tinto y a hablar de nuestros temores, sueños y como vemos la vida, con los mismos ex-guerrilleros que hace 15 años me mantuvieron en cautiverio; a soltar, a dejar atrás, a reivindicar, a abrazar. “Pajariando con FARC” no es una apología a ningún grupo, tiene cero tintes políticos, y no invita a nada más que a “dase la pela”, a dejase “incomodar con cariño”; es una metáfora, que perfectamente significa “abrazando al campesino”, “dándole oportunidades al vecino”, “escuchando y respetando a esos hermanos de la Colombia profunda”, entre miles otras.

Social Share

Translate »